3 mar. 2011

Si te importa, no es tan complicado...

Me limito a disculparme por quererte tanto, por repetírtelo todos los días de mi vida. Por intentar arreglar las cosas antes de que empeoren, por haber quitado la palabra orgullo de mi diccionario personal, por todos los mensajes de buenas noches sin contestación, por mis errores, que los hay. Me disculpo por no saber divertirme cuando se que todo va de mal en peor, por no saber disimular que te quiero. No volverá a pasar, pero nunca me digas que lo echas de menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario